Los retos en la vivienda en el siglo XXI

publicaciones

Título: Los retos en la vivienda en el siglo XXI

Coordinadores: María Eugenia Molar Orozco y Rubén Salvador Roux Gutiérrez.

ISBN: 978-607-506-302-7

Fecha de publicación: 11 de octubre 2017

Editorial: 

Universidad Autónoma de                                                                   Coahuila

Libro PDF: LosRetosenlaVivienda.pdf

Introducción: La vivienda es un derecho humano y como tal es universal, esto es, de todos, independientemente del nivel de ingreso, de las opciones, preferencias y diferencias culturales de sus habitantes. Como todo derecho humano es también interdependiente con los demás derechos, lo que obliga a reconocer y concebir la vivienda en la riqueza de su complejidad, tanto por la diversidad de funciones que cumple, como por su vinculación e interacción con el entorno físico y sociocultural en el que se ubica.

Es el lugar donde habitamos, nuestro cobijo, donde desarrollamos actividades vitales y nuestras relaciones más íntimas, por lo que la magnitud de quienes enfrentan carencias o dificultades para acceder y disponer de una vivienda adecuada nos coloca ante un problema
social de gran magnitud que no puede resolverse en forma integral y consistente con la sola producción industrializada y masiva de viviendas mercancía ubicadas en donde mejor conviene a la rentabilidad de las inversiones.

Como derecho universal, cuya realización permitiría a todos disponer de un lugar seguro dónde vivir en paz y con dignidad, la vivienda, de acuerdo con la Observación General  del Comité de Derechos Económicos Sociales y Culturales de las Naciones Unidas, debe garantizar seguridad de tenencia; acceso a servicios y equipamientos; ser accesible sin discriminación alguna y asequible a los diferentes niveles de ingreso; habitable en términos de seguridad, espacio suficiente, iluminación, ventilación y calidad constructiva y adecuada a los rasgos culturales de sus habitantes; estar ubicada en un lugar cercano a las fuentes de trabajo y de abasto cotidiano, en suelo servido, ambientalmente sano y no vulnerable ante riesgos naturales o generados por las actividades humanas. Esta concepción del derecho a la vivienda constituye uno de los mayores retos a enfrentar.

Otro, de gran relevancia, es frenar las actuales tendencias a la expansión irracional y dispersa de nuestras ciudades, la segregación social en su territorio y la expulsión de la población de bajos ingresos hacia la periferia lejana. Contribuir a la consolidación de ciudades compactas, como hoy se plantea, nos enfrenta al gran desafío de incluir en ellas a estos sectores que, en el caso mexicano, constituyen alrededor de la mitad de la población.


COMPARTE