Historias de protección y depredación de los recursos naturales en el Valle de Saltillo y la Sierra de Zapalinamé

publicaciones

Título:Historias de protección y depredación de los recursos naturales en el Valle de Saltillo y la Sierra de Zapalinamé.

Autores: Carlos Manuel Valdés, Ernesto Alfonso Terry, Alma Alejandra Villarreal y Dulce Araceli Niño.

ISBN: 978-607-506-305-8

Fecha de publicación: noviembre 2017

Editorial: Quintanilla Ediciones

Universidad Autónoma de Coahuila

Libro PDF: HistoriasdeProteccion.pdf

Introducción:En este libro exponemos de qué manera han utilizado los habitantes del Valle de Saltillo los recursos naturales que tuvieron a su alcance a través de los siglos. Haremos un recorrido por las costumbres de nuestros antepasados mostrando sus hábitos e ideas sobre el aprovechamiento de los bienes que el medio y el ecosistema les ofrecía. Comprobaremos que algunos abusaron de los mismos al punto de transformar el Valle negativamente: porque ignoraban las consecuencias que acarrearían sus actos o se desentendían de ellos, varias especies de animales y vegetales se extinguieron. Tenían firmes ideas de que debían aprovechar lo que la naturaleza ofrecía a su confort. El cambio del medio ambiente fue tan brutal que consiguieron transformar un bosque gigantesco en un semidesierto.

Cuando llegaron los españoles a nuestra enorme planicie encontraron un bosque compuesto por múltiples especies de árboles: oyameles, piñoneros, encinos, mezquites, huizaches, palo blancos y capulines, así como otras especies que florecían desde lo alto de la montaña hasta las partes bajas, en un extenso terreno que se extendía hasta cubrir el espacio que ocupa la ciudad de Ramos Arizpe. Más de mil aguajes y manantiales sostenían un ambiente de frondosas arboledas y pastos interminables; había no menos de doscientas ciénagas, algunas enormes, y ningún arroyo en que no corriera agua de manera permanente. La tupida vegetación propiciaba la abundancia de osos, venados, pecaríes, guajolotes y tortugas; enormes manadas de berrendos corrían en la planicie y durante el invierno asomaban los bisontes. Varios documentos antiguos mencionan la presencia de leones, tigres y leopardos. Es evidente que los españoles nunca habían visto en Europa pumas, jaguares o gatos monteses, así que trasladaron los nombres de animales que conocían hacia los de América que más o meno podrían parecerse. Aún se llegan a observar en nuestra sierra, y en el área desértica que nos rodea, pumas, gatos de monte y linces. Y todavía hay personas que hablan de que había tigres en la región, evidentemente en referencia a jaguares.


COMPARTE