El municipio es una creación del Estado y el ayuntamiento una especie de gobierno parlamentario.

publicaciones

Título: El municipio es una creación del Estado y el ayuntamiento una especie de gobierno parlamentario.

Autor: Jesús Ricardo Cisneros Hernández, Manuel Medina Elizondo.

ISBN:

Fecha de publicación: Mayo 20013

Editorial:

Universidad Autónoma de Coahuila

Libro PDF: 12.- 2013Elmunicipiocreacion

Introducción: México durante la mayor parte de su historia ha sido una república federal, democrática, representativa y presidencialista. El federalismo se instituyó como una fórmula de organización política para descentralizar el poder público y enfrentar la diversidad geográfica y cultural de la nación; por eso se crearon artificialmente en el mismo texto constitucional los estados como entes independientes y soberanos; y se estableció el pacto de unión entre ellos, conformando, así, la alianza o federación de los Estados Unidos Mexicanos.

El federalismo mexicano es legítimo y válido, aun cuando no se trate de la unión de estados que originalmente fueran independientes entre sí y que hubieran decidido unirse por su voluntad soberana, porque los pactos federales o alianzas pueden también establecerse como política constitucional para crear entidades autónomas. Así, el Estado mexicano esta conformado por los estados miembros, o entidades federadas, instituidos en los textos constitucionales.

Por el federalismo el gobierno popularmente denominado central es propiamente el gobierno general que en el ámbito de su competencia rige para toda la República. Dicho gobierno se divide para su ejercicio en los poderes legislativo, judicial y ejecutivo. El poder ejecutivo está confiado en una sola persona, el presidente de la República que se elige de manera directa y popular y es el titular de la administración pública; el Poder Legislativo se deposita en el Congreso de la Unión, dividido para su ejercicio en la Cámara de Diputados y en la Cámara de Senadores; y el Poder Judicial está confiado a la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Es importante tener presente que la Constitución Federal en el artículo 49 prohíbe la reunión de dos o más de los poderes en una sola persona o corporación.

El sistema federal de gobierno se replicó en las entidades federativas por las disposiciones de los artículos 40, 41, 115, primer párrafo, y 116 de la Constitución Federal: el 40 establece que el Estado Mexicano está compuesto de estados libres y soberanos en lo concerniente a sus regímenes interiores pero unidos en un pacto federal; el 41 que la soberanía popular en los estados se ejerce por medio de sus propios poderes en lo que toca a sus regímenes interiores en los términos de la Constitución Federal y las particulares de cada Estado, las que en ningún caso podrán contravenir el pacto federal; el 115 dispone que los estados adoptarán para su régimen interior la forma de gobierno republicano y representativo; y el 116 contiene las disposiciones que rigen a los gobiernos estatales.

Por imperativo de los artículos citados en el apartado anterior, los estados miembros de la Federación adoptaron para sus regímenes interiores la forma de gobierno democrático, representativo y popular; y dividieron el ejercicio de gobierno en los tres poderes: legislativo, judicial y ejecutivo. El poder ejecutivo está a cargo de los gobernadores, el legislativo está encomendado a los 6 congresos locales integrados sólo por diputados; ambos poderes se eligen de manera directa y popular; y judicial, confiado a los tribunales superiores de justicia.

Ahora bien, por imperio del artículo 115 constitucional los estados miembros de la federación mexicana deben tener como base de su división territorial y de su organización política y administrativa al municipio. Es importante destacar desde ahora que los estados no se conforman de municipios, sino que estos son la base de su organización.

El municipio anteriormente era una entidad autónoma con autoridades políticas propias pero con facultades solamente administrativas; en virtud de la reforma Constitucional del artículo 115, hecha en el año de 1999, ahora los ayuntamientos son un tercer orden de gobierno. Así, pues, la organización política de la República está armada en tres estructuras: federal, estatal y municipal.

La cultura popular se refiere al municipio con frases hechas y elogiosas; dice, por ejemplo, que el municipio es anterior al Estado; que es una organización natural y escuela de la democracia. Estos eslóganes han servido para tejer diversas teorías sobre el municipio. Mi opinión es que el municipio es una creación del Estado mediante los mismos principios y técnicas que imperan en la creación de entidades políticas autónomas.

Por ser el municipio una creación del Estado por congruencia debería de repetir el sistema de gobierno federal y estatal, sin embargo tal cosa no ocurre. Los municipios por disposición del artículo 115 de la Constitución Federal son gobernados por una junta denominada ayuntamiento en la que están reunidos los poderes legislativo, judicial y ejecutivo; por lo tanto existe una contradicción in terminis entre los artículos 49 y 115 párrafo I, el primero prohíbe que dos o más poderes se reúnan en una sola persona o corporación; y el segundo deposita el ejercicio de los tres poderes en la corporación denominada ayuntamiento.

El ayuntamiento es una corporación integrada por el presidente municipal, los regidores y síndicos; es la junta o corporación responsable de hacer los reglamentos, dirigir la administración pública y de impartir justicia municipal. De esa forma ejerce los poderes legislativo, ejecutivo y judicial en el ámbito de su competencia material y territorial.

De conformidad con lo expuesto, el gobierno municipal es diametralmente distinto a los gobiernos de la Federación y los estados miembros; sin embargo, en el debate nacional cuyo tema es encontrar el sistema de gobierno adecuado para las actuales circunstancias nacionales, no se ha tomado en cuenta la experiencia del gobierno municipal.

En la deliberación sobre ese problema descuellan los partidarios del sistema presidencialista acotado por los poderes Legislativo y Judicial; y por la otra parte aquellos que opinan que ese régimen está agotado y proponen para remediar el autoritarismo presidencial, el clientelismo electoral, la corrupción y la impunidad 7 que son nuestros males endémicos, la adopción de un sistema de gobierno parlamentario.

En contra del gobierno parlamentario se argumenta que es un sistema desconocido en México; se dice que la teoría y práctica parlamentarias son propias de los países europeos; por lo tanto de difícil entendimiento y aplicación en el territorio nacional.

La argumentación antiparlamentaria ignora la experiencia del ayuntamiento como gobierno municipal, circunstancia que debe considerarse en el debate sobre la reforma del Estado realizando estudios sobre el origen jurídico del municipio, el tipo de gobierno que es el ayuntamiento y cuáles han sido los resultados de esa fórmula. Todo con el propósito de utilizar la experiencia municipal en la tarea de determinar la forma de gobierno más conveniente para México.


COMPARTE