El Mesón de San Antonio

publicaciones

Título: El Mesón de San Antonio

Autor: Alfonso Vázquez Sotelo

ISBN: En trámite

Fecha de publicación: 2021

Diseño: Jesús Emanuel Mendoza Flores

Coordinación editorial y cuidado de la edición: Claudia Berrueto

Universidad Autónoma de Coahuila

Libro PDF:  ElMesondeSanAntonio.pdf

Introducción: El Mesón de San Antonio se ubica en la zona centro de la ciudad de Guanajuato,en dónde, según cuenta la historia, fue construido por Vicente Manuel de  Sardaneta, Primer Marqués de Rayas, en el año 1776. Además de las habitaciones tradicionales, su cocina, comedor y área social, el mesón tenía una alhóndiga destinada a guardar mercancías. Este edificio sirvió como mesón, cuartel del ejército realista durante la Guerra de Independencia de México, pensión, colegio particular, escuela secundaria y, desde finales del siglo pasado, es sede de la Dirección de Extensión Cultural de la Universidad de Guanajuato, en cuyo patio se realizan múltiples actividades culturales y presentaciones artísticas.

Hace algunos años —no recuerdo cuántos—, mi querido amigo Alfonso Vázquez Sotelo me propuso escribir para El Heraldo de Saltillo un artículo semanal, el cual llevaría el nombre de ese edificio tan emblemático de Guanajuato, la tierra que lo vio nacer.

El nombre con el que decidió titular la sección de sus artículos no podía ser más apropiado, porque en cada una de sus entregas, Poncho construyó un auténtico mesón en el cual dio cabida a una enorme variedad de temas que siempre fueron para sus lectores un auténtico refugio.

Frente a una taza de café, mientras desayunábamos en Los Cántaros, ese restaurante que se ubica justo enfrente de la rectoría de su querida Universidad Autónoma de Coahuila, Poncho me platicó su proyecto: quería escribir de lo que él sabía: literatura, poesía, cultura y anécdotas de su vida. Un poco de todo y un tantito de nada. Conocedor de su talento y sus vastos conocimientos, yo encantado, acepté la propuesta.

Y fue así como nació El Mesón de San Antonio, el de Saltillo, no el de Guanajuato, escrito con maestría por un guanajuatense de nacimiento, pero saltillense de corazón, en el cual Alfonso un día nos hacía reír, y a la semana siguiente nos hacía llorar. Fue así como, paso a pasito, nos fuimos enterando de muchos de los episodios más importantes de su vida, mismos que ahora, además
de estar en las páginas de El Heraldo de Saltillo, podrán ser leídos también en las páginas de este espléndido libro que la Universidad Autónoma de Coahuila tuvo a bien publicar para honrar la memoria de un hombre muy querido y respetado por la comunidad académica y cultural de nuestra ciudad.

A mí me tocó disfrutar, semana a semana, sus artículos además de editarlos y publicarlos. Cuando Alfonso murió repentinamente, este infinito proyecto quedó trunco, pero no inconcluso porque es tanta la riqueza de los artículos que escribió, que uno solo de ellos habría bastado para publicar un libro. En cambio, nos legó cientos de ellos, que ahora quedan plasmados en esta publicación para la posteridad. Espero que los disfruten tanto como yo.

Francisco José de la Peña de León


COMPARTE